Macri quiere que Cristina K le entregue el mando en la Casa Rosada

01 de Diciembre del 2015

Evitar a la barra kirchnerista. El Presidente electo de Argentina, Mauricio Macri, quiere que el traspaso de mando, el 10 de diciembre, de manos de la mandataria saliente, Cristina Fernández de Kirchner, sea en la Casa Rosada y no en el Congreso para evitar que la militancia K y los miembros de La Cámpora llenen las gradas de la sede del Poder Legislativo, con sus gritos y arengas, y se terminen enfrentando a los partidarios macristas.

De esta forma, según fuentes del futuro Ejecutivo citadas por el diario Clarín podrá concretarse una ceremonia más sobria y se evitaría la presencia de la militancia kirchnerista en el Congreso. Según el diario La Nación, Macri planteó ayer la necesidad de que el traspaso de mandos se haga "con la jura en el Congreso y la toma de posesión en la Casa Rosada".

De esta forma, los dirigentes de la alianza de Macri, Cambiemos, estarían  trabajando para primero que el nuevo gobernante jure en el Congreso, pronuncie un discurso ante los legisladores y luego reciba el mando de parte de Cristina Kirchner en una ceremonia en la Casa Rosada. Esto sería una decisión de Macri, ya que –argumentan- una vez que jure ya será presidente y podrá decidir el lugar en el que tomará posesión del cargo.

Esa al menos era la tradición hasta 2003. Sin embargo, ese año Eduardo Duhalde le traspasó el mando a Néstor Kirchner en el Congreso, algo que se volvió a repetir en 2007.

De cualquier forma el actual jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, sostuvo este martes que la ceremonia de entrega de mando se realizará en el Congreso y no en la Casa Rosada, y advirtió que "no tienen por qué cruzarse o haber conflictos" entre los militantes kirchneristas y partidarios de Macri. "No puede ser en la Casa de Gobierno, no lo dice la ley; con todo respeto, no puede ser en Barrio Parque", lanzó con ironía el ministro en referencia al barrio acomodado de Buenos Aires.