Evo lanza duros dardos contra Mesa y toma distancia del vocero de demanda marítima

12 de Enero del 2016

El miércoles pasado, en una entrevista con la radio Fides luego de ser elegido como Personaje del año 2015 por ese medio, el ex mandatario boliviano y actual vocero de la demanda marítima ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, Carlos Mesa, afirmó que “el Presidente (Evo) Morales le debe al Presidente (Gonzalo “Goni”) Sánchez de Lozada mucho más de lo que él mismo se atreve a reconocer”.

La declaración no pasó desapercibida para el oficialista Movimiento al Socialismo (MAS), que dejó en evidencia su molestia con el historiador. La misma que el propio Morales expresó el domingo en una conferencia de prensa en Santa Cruz. “Me ha sorprendido esa declaración. No pensé que Carlos Mesa le tenía tanto cariño, no pensé que le estimaba tanto y no sabía que era el primer defensor de Goni; es su derecho de cada uno, saludamos y respetamos”, explicó el mandatario. 

“Yo creo que Carlos Mesa es muy leal a Gonzalo Sánchez de Lozada porque a él le debe la Presidencia (2003-2005), a él le debe la Vicepresidencia y por eso creo que también está con el No”, afirmó Morales en alusión al rechazo del vocero de la causa marítima a la reforma constitucional promovida por el gobernante para volverse a postular en los comicios de 2019, cambio que debe ser ratificado en un referendo el próximo 21 de febrero. 

“Mesa aparece bien ubicado en las encuestas sobre posibles candidatos para 2019. Nada de esto le gusta a Morales, que lo ve como adversario político”, explicó a La Tercera el analista Carlos Toranzo.

Aún así, Morales dijo que respeta la posición de Mesa. “Eso no me trae ningún problema y sabemos también la opinión del pueblo boliviano frente a las políticas no sólo de Gonzalo Sánchez de Lozada”, agregó.

Tras los dichos de Evo Morales, Mesa se refirió escuetamente a la polémica a través de Twitter: “Una reflexión histórica en una entrevista dio pie a la lamentable manipulación mediática para fabricar una inexistente polémica”.

Pese a esta aclaración de Mesa, los cuestionamientos al ex mandatario surgieron  desde distintos frentes del oficialismo. “Me parece un despropósito y espero que haya sido un lapsus histórico”, sostuvo el Vicepresidente Alvaro García Linera. “Hay que alertar a la población de que el ex Presidente aún no ha olvidado su sentido neoliberal y lo que le debe al gobierno de Goni”, insistió el diputado del MAS y vicepresidente de la Cámara Baja, Víctor Borda.

Precisamente en la entrevista con Fides, Mesa pidió terminar con la “cantaleta” de que el neoliberalismo “es la expresión de todos los males” del país. También dijo que “no reconocer que (el gobierno de Sánchez de Lozada) es una base fundamental para la construcción del Estado Plurinacional es una mezquindad”.

Mesa fue Vicepresidente de Sánchez de Lozada cuando asumieron el poder en agosto de 2002, pero en octubre del año siguiente ocupó su lugar en medio de una de las más graves crisis vividas en Bolivia. Entre septiembre y octubre de 2003, en Bolivia se desató una revuelta popular -alentada por dirigentes sociales y de izquierda, entre ellos el propio Evo Morales- en rechazo a la venta de gas natural a la costa oeste de EE.UU. por un puerto chileno, como pretendía “Goni”. La convulsión social se saldó con 67 muertos. 

La denominada “Guerra del Gas” culminó el 17 de octubre con la huida de Sánchez de Lozada a EE.UU., país donde reside hasta la fecha. El gobierno boliviano ha reclamado formalmente a Washington la extradición de Sánchez de Lozada para que responda en un juicio en el que está acusado de genocidio.