AMLO se equivocó con Cué. Se equivoca con Oswaldo

08 de Mayo del 2018

El día de ayer, el periódico Tiempo publicó una extensa entrevista en la que pasamos revista a los temas centrales del proceso electoral en curso.

En el ámbito federal, enfaticé que no se puede soslayar la foto del día en la que se muestra una clara ventaja a nivel de la elección presidencial a favor de Andrés Manuel, producto fundamentalmente del hartazgo social. Sin embargo, sobran ejemplos en los que hechos supervinientes, inesperados, han cambiado el sentido del voto y en consecuencia el resultado. Faltan dos debates, la guerra de contrastes es intensa, hay aún un rango alto de indecisos, el Estado como tal conserva cartas marcadas y el Tribunal Electoral tendrá la última palabra.

En el caso del proceso local, y particularmente la renovación de la presidencia municipal de la capital del estado, me pareció pertinente puntualizar que ni Andrés Manuel, ni José Antonio Meade, ni Ricardo Anaya estarán en la boleta electoral del Municipio de Oaxaca de Juárez. Es importante recordar que en el ámbito local, López Obrador tomó la decisión de impulsar por muchos años la carrera política de uno de los personajes más funestos de nuestro estado: Gabino Cué Monteagudo.

El saqueo a las arcas estatales por parte de Cué y su grupo político, su incapacidad estructural y mental para entender las necesidades de los oaxaqueños y su frivolidad permanente, profundizaron la pobreza, el desánimo y la posibilidad de imaginar un Oaxaca distinto, más igualitario y democrático.

Si bien queda la pregunta de qué pasó primero, si la traición de Gabino a López Obrador o el alejamiento de éste con Gabino, lo que es un hecho es que el impulso del hoy candidato presidencial a Cué prueba que, a la hora de escoger a individuos para cargos de elección popular en los estados, AMLO no es infalible. Y hoy, el error de Andrés Manuel en el 2010, se está repitiendo en el caso de nuestra capital de Oaxaca de Juárez. En su afán por evidenciar a la mafia del poder, Andrés Manuel está cometiendo el error de impulsar en nuestra capital a un personaje cómplice de Gabino Cué.

Los habitantes de Oaxaca deberán diferenciar lo nacional de lo local. Votar por Andrés no debe implicar votar por la cebra, gallina, burro, búho o pejelagarto que haya designado. Al contrario, tendrán la oportunidad de optar por la opción que se comprometa a atender la inseguridad con nuevos modelos que empiecen por respetar los Derechos Humanos y condiciones laborales de las y los policías, privilegien la prevención, modernicen los sistemas de monitoreo e involucren a todos los órdenes de gobierno sin importar orígenes partidistas; privilegie el ordenamiento territorial, privilegiando a los habitantes de colonias y agencias, que en muchas ocasiones son víctimas de fraccionadores y traficantes sin escrúpulos, poniendo el acento en la regularización catastral y la dotación de servicios fundamentales: agua, luz, drenaje. Garantice la movilidad urbana, con énfasis en el peatón y un transporte público digno.

Una opción política que bajo ninguna circunstancia permita la entrada de UBER, sino que fortalezca las condiciones laborales de los taxistas locales y el servicio eficiente para los usuarios; que proyecte las expresiones del arte, fundamentalmente las de los jóvenes, otorgándoles espacios de expresión y creación en todos los barrios; recuperando la identidad, costumbres y festividades de nuestras colonias; consolidando a nuestra ciudad como la Metrópoli Mundial del Arte, convirtiendo a las agencias municipales en polos de desarrollo y empleo, estableciendo en cada una de ellas una Clínica de Urgencias Médicas en coordinación con las Universidades. Una ciudad en la que desde el despacho municipal se respete y defiendan los derechos humanos, legales, sociales y personales del Movimiento Lésbico Gay y Transexual.

Alguien que acredite la experiencia y trayectoria necesaria para realizar las transformaciones que nuestra ciudad necesita no puede ser cómplice de la mafia de Gabino Cué. En esa lógica, AMLO no es infalible. Se equivocó con Cué y se equivoca al imponerle a los capitalinos a un clon de Gabino y miembro de su mafia: Oswaldo García.

¿Alguien puede asegurar que esto ya está decidido?


RAÚL CASTELLANOS HERNÁNDEZ